Páginas vistas en total

viernes, 13 de marzo de 2015

Concierge: Los Secretos de un Sombrero de Copa





Dicen que la primera sonrisa siempre se recuerda y sin duda alguna también el último adiós. Si tuviera que definir la figura del Concierge de Hotel, no me cabe duda que lo haría de esta manera.Confidente, conseguidor de sueños y cómplice de experiencias de nuestros Invitados. Es Aquel que reconoce un nombre con una mirada y su propia sonrisa se traduce en una Bienvenida ,en una placentera Bienvenida.
En infinidad de ocasiones profetizamos con el futuro de la Hotelería anunciando el final de los mostradores de Hotel y la reconversión de la figura del recepcionista a la del Anfitrión. Hemos "creado" figuras nuevas enfocadas y dedicadas en exclusividad a la experiencia de nuestro invitado. 

No Señoras y Señores, siento informales que no hemos creado, ni siquiera hemos reinventado. Hemos copiado y diseccionado pequeñas parcelas de la figura del Concierge y las hemos profesionalizado con nombre propio.
El motivo: El alma y el corazón de la experiencia de nuestro invitado siempre ha empezado y terminado en manos de nuestro amado Concierge y queremos que siga así, pero con mucha más dedicación y exclusividad.

El Maestro esta en casa y no podemos prescindir de él. Renovemos su imagen y hasta porque no cambiemos el nombre a su categoría profesional. Pero nunca prescindamos de la sabiduría que les ha otorgado el privilegio de ser poseedor de un Sombrero de Copa y los secretos que este guarda dentro de él.

Figura sin duda Envidiada por todos y principal bastión de un Hotel, os puedo asegurar que si no lo sabe  un Concierge, nadie lo podrá saber.

Cada parte de un reloj es necesaria para su propio funcionamiento al igual que un Hotel que  sin guardián y creador de experiencias,  No seria Hotel.

¡Buenos días, Buenas tardes, Bienvenidos al Hotel!








No hay comentarios:

Publicar un comentario