Páginas vistas en total

jueves, 3 de septiembre de 2015

La RAE No sabe ANFITRIONEAR




Cuando imagino la Hoteleria del futuro y en mi mente se dibuja la arquitectura del Hotel del futuro siempre esta implícito en ella la figura del Anfitrión. De hecho parte del diseño del mismo estará diseñado para el y por el. Porque de el dependerá que la experiencia de nuestro huésped sea única en el hotel que el anfitriona.

Un hotel donde toda barrera arquitectónica se entenderá como una falta de respeto a las emociones  y las necesidades de nuestro huésped.

Los Bancos ya lo han entendido hace tiempo  y nadie se enfadó cuando substituyeron sus bunquers de cristal por un amplio escritorio, abierto a escuchar las necesidades de sus clientes.
No recuerdo una guerra cruzada cuando al personal de banca decidieron llamarles gestores comerciales y les desprendieron de su amado  bunquer de cristal.

Sinceramente,en estos momentos prefiero un banco a una recepción de Hotel. Recepciones obsoletas, a veces con apariencias ciertamente altivas que no dejan estar al mismo nivel que nuestro huésped, sino en ocasiones por encima de el. Recepciones que no invitan a soñar sino que obligan solamente a registrarte.

La burocracia no forma parte de una Bienvenida, el registro no forma parte de la Hoteleria, solo forma parte de la Administración.
Debemos utilizar las nuevas tecnologías a favor de nuestros huéspedes, ellos ciertamente lo agradecerán. Obliguemos a la Administración a caminar con el futuro y sino saben el camino nuestra obligación es acompañarlos hacia él.

¿Si todo evoluciona porque la Hoteleria no? Es una pregunta que me hago con cierta frecuencia cuando voy a un banco o decido viajar en avión o en tren.
Donde las nueva tecnologías han logrado cambiar un mostrador por una Tripulación dando la Bienvenida.
Algo fallaba y no sabia el que... Algo nos tenia que estar frenando el camino hacia la nueva Hoteleria, que intenta entreabrirse  tímidamente pero no se atrevía a aparecer.

Y de pronto un buen amigo sin saberlo me dijo el porque, me advirtió que el verbo que yo tanto utilizaba para reivindicar la Hoteleria del futuro no existía ; No me lo podía creer! No podía ser que Anfitrionear fuera solo un vocablo mio, nacido de mi natural propósito de querer provocar emociones y experiencias nuevas!

Y si, la realidad fue más grande que la incredulidad. Querido amigos y amigas, os debo comunicar que:
No podemos Anfitrionear porque  no existe definición para poder explicar al mundo como hacerlo. Según la RAE, es una palabra no registrada en el diccionario.
Señores, la RAE no sabe Anfitrionear! Ni sabe explicar como hacerlo! Como poder evolucionar hacia el futuro si ni la lengua nos acompaña.

Ruego encarecidamente que la RAE se ponga en contacto conmigo, yo mismo le redactaré dicha definición, sera un obligado y necesario gran placer.

Reivindiquemos la innovación, las experiencias,la emoción, al Anfitrión y Anfitriona y  al verbo que le da sentido al Anfitrión: Anfitrionear, Anfitrionear y Anfitrionear por favor.



No hay comentarios:

Publicar un comentario